Este tipo de acabado es el resultado de una serie de procesos; una vez colocada la pieza a metalizar en los diferentes tipos de bastidores, se procede a aplicarle, en nuestra sección presurizada, un lacado robotizado preparatorio para una premetalización.
Asimismo esta sección se encarga de aplicar también el tratamiento postmetalización, consistente en un proceso similar al anterior pero esta vez con un barniz o laca posterior .
Estas piezas premetalizadas son secadas en hornos estáticos a temperaturas que oscilan entre 50º y 60º, durante un período de tiempo aproximado de 70 minutos, que varía según los diferentes tipos de plásticos.

Una vez secadas son introducidas en la cámara de vacío donde se producen una serie de descargas de efluvios, que limpian las piezas de impurezas, lo que mejora la adherencia del metal a evaporar, en la mayoría de los casos de aluminio.
Con dichas descargas se desprenden del filamento de aluminio, iones y electrones que chocan contra la superficie de la pieza.
Los tiempos oscilan entre 7 y 10 minutos, dependiendo del tipo de material.
Este efecto de limpieza y mejora de la adherencia se debe  a varias causas:
1. Las partículas que chocan contra las piezas, arrancan restos de gas y agua que extrae la bomba.
2. Las piezas se calientan.
3. Con el choque de los iones se arrancan átomos de la superficie de las piezas, por lo que éstas resultan ligeramente asperizadas y las capas vaporizadas, adquieren mejor adherencia sin pérdida de brillo.
El bombardeo de electrones e iones forma gérmenes para la posterior condensación de la capa.

Una vez efectuada la limpieza de efluvios y hasta alcanzar el vacío de trabajo necesario para el evaporizado, se sigue evacuando hasta que se inicia la rotación de la noria, donde se encuentran los bastidores con las piezas formando una especie de jaula. El aluminio se calienta hasta que se vaporiza y condensa sobre las piezas.
Con esto termina el proceso de metalización habiendo originado un efecto reflectante sobre las piezas, como si fuera un espejo. A continuación se extraen éstas y se airea la instalación, procediéndose a una nueva fase de barnizado para protegerlas con una laca especial, resistente a la abrasión, al perfume o al alcohol .

Tras una selección aleatoria de un determinado número de piezas, se procede por parte de personal cualificado a un examen minucioso, así como a una prueba de resistencia .
Una vez superado este control, se procede a su correspondiente embolsado y empaquetado .

Productos